best bootstrap website development software

Los Hospitales deben afrontar cambios que respondan a las nuevas necesidades de los pacientes

Los cambios que está sufriendo la sociedad actual tienen muchas repercusiones, y los hospitales no son una excepción. Para hablar de cómo afrontar estas nuevas situaciones en el WoHIT 2016 se contó con la ayuda de tres expertos: Yosi Cohen, consejero clínico de InterSystems, Alfredo Cubillas, jefe de la oficina de información de la Clínica Anglo American de Lima y Dan Slates, director sanitario de Onbase. Los tres ofrecieron sus propias percepciones sobre lo que consideraban que son los caminos a recorrer para que los hospitales se adapten a una nueva sociedad. Tanto Dan Slates como Alfredo Cubillas apostaban por la necesidad de mejorar la eficiencia, aprovechando por ejemplo las nuevas herramientas que ayuden a mejorar la comunicación. "Debemos centrarnos más en nuestros pacientes, ofrecerles información que les ayude a entender todo lo que les sucede. Porque ahora estamos en un momento en el que pueden llegar a estar bombardeados de información con todo lo que encuentren en internet sobre sus enfermedades. Así que desde el hospital debemos ofrecerles un filtro que les ayude a seleccionar lo que realmente es importante" comentaba Cubillas.

Ambos ponentes apostaban además por un concepto diferente de hospital, más pequeño que los actuales, pero a la vez más complejo. Para eso Slates tiene claro cual debe ser la prioridad. "Hay que pone sobre todo el foco en la eficiencia. Conseguir una mejor organización para trabajar con más eficacia y seguridad debe ser el principal objetivo". Una postura que para nada era compartida por Cohen. "Yo creo que los hospitales del futuro no serán más pequeños, sino más grandes. Desaparecerán muchos de los que hay y los que queden deberán ocupar el espacio. Se tratará de super-hospitales que ejerzan en un área, pero que también deberán distribuir parte de su carga de trabajo fuera de ellos."

En este cambio de perspectiva que deben afrontar los centros sanitarios tampoco se puede obviar la necesidad de la financiación. Es necesario invertir dinero para afrontar remodelaciones y programas de futuro. "Es un proceso que siempre encuentra resistencia en la gente al principio. Pero si esta misma gente ve el valor real de estas inversiones acaba aceptándolas y su resistencia se vence" explicaba Cubillas.

Sin embargo Cohen no estaba tan de acuerdo con sus compañeros de mesa. "Se piensa que el dinero es la solución mágica para todo.

Por ejemplo, Estados Unidos tiene uno de los gastos en sanidad más altos del mundo y eso no se refleja en su esperanza de vida, que está al nivel de otros países con mucha menos inversión.

El problema principal viene de la descoordinación de los diferentes actores en el sistema sanitario. Habría que poner a todos juntos a trabajar y entonces esto si que produciría beneficios para la salud de los pacientes."

Y es que Cohen también se mostraba bastante crítico con la idea de que las nuevas tecnologías vayan a suponer una revolución en el sistema sanitario, por lo menos a corto plazo. "Existe una discrepancia entre lo que la innovación es capaz de ofrecer y la habilidad real de la gente para hacer uso de todas estas posibilidades. Además nos encontramos en el campo de la medicina, donde el enfoque siempre ha sido muy tradicional. Debemos ser realistas acerca de lo que la gente es capaz de usar en el campo de la comunicación. Es un camino muy largo y sólo estamos al comienzo del mismo."

No sólo las nuevas tecnologías de la comunicación pueden afectar a los hospitales. También la investigación médica está cambiando la forma de enfocar los tratamientos. La genómica, sin ir más lejos, abre un gran abanico de posibilidades a la hora de encaminarse hacia una medicina mucho más personalizada. ¿Podría esto afectar de alguna forma a la organización de los centros hospitalarios? En este sentido los tres conferenciantes estaban de acuerdo en que no cambiará mucho. "La genómica es simplemente otra herramienta más, y no creo que los hospitales vayan a cambiar su forma de trabajar, continuarán con las misma organización que hasta ahora" decía Cohen.

También coincidían todos los ponentes en la necesidad de cambiar el enfoque de las acciones de los hospitales hacia una mayor prevención y proactividad en la búsqueda de hábitos que eviten las enfermedades. Pero no será sencillo, debido a que a día de hoy faltan incentivos para que se invierta tiempo en este tipo de programas. Algo que fue matizado en las diferentes culturas de la sanidad que tiene cada uno de los países. Aunque en general todos apuntaron a la necesidad de mejorar la comunicación con los pacientes ayudándolos en un momento en el que la información llega a ser excesiva.

AQUÍ ESTAMOS: