best bootstrap website development software

Aparece una nueva terapia adyuvante de crisis epilépticas de inicio parcial

Se calcula que más del 30 por ciento de los epilépticos son refractarios a los tratamientos disponibles. El desarrollo de un nuevo fármaco, Briviact, apoya como adyuvante de las crisis epilépticas de inicio parcial con o sin generalización secundaria en adultos y adolescentes mayores de 16 años. Briviact, desarrollado por UCB y con principio activo brivaracetam, es una proteína ligando selectiva de alta afinidad de la vesícula sináptica 2A (SV2A). Permite iniciar el tratamiento directamente con una dosis efectiva, de modo que los pacientes puedan beneficiarse de su acción terapéutica desde el día uno. A partir de ahí, los clínicos podrán aumentar o reducir las dosis en función de la respuesta y tolerabilidad de cada paciente.

Respuesta más eficaz

La aprobación de la Comisión Europea se ha basado en los datos combinados de tres estudios fundamentales de fase III, en los cuales ha demostrado reducciones estadísticamente significativas en la frecuencia de crisis de inicio parcial durante 28 días con respecto a placebo (19,5 por ciento, 24,4 por ciento y 24 por ciento para Briviact 50, 100 y 200 mg/día, respectivamente). La proporción de pacientes con una reducción del 50 por ciento o superior en la frecuencia de crisis de inicio parcial fue del 34,2 por ciento (con dosis de 50 mg/día), 39,5 por ciento (100 mg/día) y 37,8 por ciento (200 mg/día), frente al 20,3 por ciento con placebo.

Christian Elger, de la Universidad de Bonn (Alemania) y uno de los clínicos con mayor experiencia con este antiepiléptico , señala que "el más beneficiado es quien no logró suficiente respuesta eficaz en el abordaje previo con levetiracetam o bien aquel que, aun logrando suficiente respuesta, comenzó a manifestar algún tipo de efecto secundario de tipo comportamental u otro efecto crítico relacionado con dicho tratamiento". El especialista ha señalado que un alto porcentaje de los pacientes que visita son sujetos que, aun habiendo sido diagnosticados hace años y probado muchos fármacos, no han logrado un control. En estos casos, "también ofrece una oportunidad para un mayor control (no logrado en la mayor parte de los casos con levetiracetam), mediante un cambio muy sencillo, con la oportunidad de obtener menos efectos secundarios de tipo psiquiátrico, y además, tomando una menor cantidad de pastillas al día.

Para Elger, "la experiencia dice que cuando se cambia a brivaracetam, la dosis óptima se logra muy rápidamente, dado que el cambio en el primer día ya directamente ofrece dosis terapéutica y, por tanto, eficacia".

Destaca que un 60 por ciento de los pacientes quiso mantener la terapia, lo que confirma que experimentaron algún tipo de beneficio, a muy diferentes niveles. "El primero que van a buscar será una disminución o eliminación completa del número de crisis, pero en muchos casos se logra disfrutar de menos efectos a nivel psicológico o comportamental, aunque no logre un control completo de las mismas".

AQUÍ ESTAMOS: